jueves, 7 de abril de 2011

RESOLVIENDO PROBLEMAS...

Hoy, de forma espontánea, ha surgido una cuestión que nos ha llevado a intentar resolver un problema en clase. Un claro ejemplo de cómo se pueden trabajar las matemátivas de forma reflexiva, a través de la resolución de problemas de la vida cotidana.

Y éste ha sido el problema:

Mario ha comentado esta mañana en la asamblea que creía que a nuestro juego del payaso del Rincón de matemáticas se le habían perdido algunas piezas, concretamente dos, porque ayer las vió en el suelo tiradas.



Ante esta cuestión se desencadena la siguiente conversación:

MAESTRO: ... ¿estás seguro? ¿y ahora cómo podemos saber si faltan dos piezas realmente?
MARIO: pues contándolas.
MAESTRO: ¡Ahá! y sabremos entonces si falta alguna ¿no?
MARIO: yo creo que sí.
MAESTRO: pues vamos a contarlas entonces...
MARIO: vale, 1, 2, 3, (......) y 23. Hay 23 piezas maestro.
MAESTRO: muy bien, ¿entonces cuántas faltan?
MARIO: ummm, no lo sé.

Entonces empiezan a intervenir otros niños:

DANIEL: ¿pero Mario, cuántas había en la caja antes?
MARIO: no lo sé... ¡muchas!
DANIEL: ¿entonces cómo vamos a saber si falta alguna?
MARIO: pues contándolas.
DANIEL: ¡pero si eso ya lo hemos hecho! ¡hay 23!

La conversación va generando cada vez más dudas, hasta que vamos llegando a través del diálogo a darnos cuenta que tenemos que saber cuántas piezas tenía la caja antes, para saber si ahora tenemos las mismas o falta alguna. Y esta es la solución que proponen:

MIGUEL: yo sé cuántas piezas había en la caja, porque el otro día jugué con Juan Antonio.
MAESTRO: ¿si? ¿cuántas?
MIGUEL: 6 de cada color: 6 rojas, 6 amarillas, 6 verdes y 6 azules.
MAESTRO: muy bien... ¿entonces cuántas fraltan?
MIGUEL: pues... no sé.

NOA: pero Miguel, ¿cúantas había?
MIGUEL: 6, 6, 6 y 6.
NOA: ¿y eso cuántas piezas son?
MIGUEL: pues hay que contarlo.
MAESTRO ¿y cómo Miguel?

Entonces Miguel se pone de pie y nos explica cómo podemos contar 6, 6, 6 y 6:

MIGUEL: tenemos que poner en las manos 3 y 3 con los dedos 4 niños.
JUANFRAN: ¿3? ¿pero no eran 6?
MIGUEL: siiiiiiiiiiiii... ¡pero es que tres y tres son 6!
MAESTRO: ¿y después que hacemos Miguel?
MIGUEL: pues contamos todos los dedos de los niños y eso es 6, 6, 6 y 6.
DANIEL: ¡pero eso es lo que hacemos para sumar!
LAURA: sí, cuando sumamos los niños y las niñas que no han venido al colegio.
MAESTRO: muy bien, pues vamos a hacerlo.
(todos); 1, 2, 3 (.......) y 24.
MARIO: hay 24 dedos, maestro.


MAESTRO: ahá, ¿entonces cuántas piezas había en la caja antes?
CARMEN: pues 24.
MAESTRO: vale ¿entonces cuántas faltan?
DANIEL: pues... una.
MAESTRO: ¿y cómo lo sabes?
DANIEL: porque si había 24 y ahora tenemos 23, pues falta 1.
LAURA: claro maestro... ¡porque antes del 24 va el 23!
MAESTRO: Ahá, ¿y cuál falta?
MARIO: una amarilla, porque sólo hay 5 y tenía que haber 6.

Ellos mismos, reflexionando, dialogando y proponiendo habían llegado a la solución. Entonces decido aventurarme y completar esta historia, proponiendo un nuevo reto:

MAESTRO: pues ahora que lo sabemos, tenemos que buscar esa pieza.
MARIO: yo la vi en el suelo.
MAESTRO: bueno, perfecto. Pero antes una cosa: alguien ha dicho que lo que estaba haciendo Miguel era una suma.
DANIEL: ¡si, yo!
MAESTRO: ¿y por qué has dicho eso?
DANIEL: porque son 6 mas 6 mas 6 y mas 6.
MAESTRO: ¿y eso cuánto es?
DANIEL: pues 24.
MAESTRO: claro, y si eso es igual que las sumas que hacemos en nuestra pizarra... ¿alguien sabría hacer esta suma en la pizarra?
(varios): ¡YO!
MAESTRO: ¿cómo?
GABRIEL: poniendo cruces.
MAESTRO: ¿quiéres hacerlo tú?
GABRIEL: vale...


Y este fue el resultado:


Como habéis podido comprobar, ésta ha sido una actividad de lo más fructífera y enriquecedora en la que juntos hemos construido nuevos conocimientos. Como citó en su blog nuestro copañero Enrique:

"NOS HACEMOS PREGUNTAS DE LO QUE OCURRE A NUESTRO ALREDEDOR Y LE DAMOS RESPUESTAS, AL MISMO TIEMPO QUE CONSTRUIMOS UN APRENDIZAJE COMÚN GRACIAS A TODAS LAS APORTACIONES, UTILIZANDO PARA ELLO, RECURSOS Y ESTRATEGÍAS QUE NOS SON FUNCIONALES EN NUESTRA VIDA COTIDIANA"

Está claro compañero.... ¡Aquí huele a.... matemáticas!

4 comentarios:

Berenice dijo...

Es realmente interesante este artículo! Así es como se enseña a los niños a construir sus propios aprendizajes. Sin caer en la repetición y en el conductismo mecánico.
Felicitaciones por fomentar aprendizajes significativos.
Un abrazo enorme!

Anónimo dijo...

¡Genial, José Carlos!
Saludos de Analcaide

ROCIO dijo...

Estos niños son increibles. Fué un dia muy interesante para todos ello y para ti.
Un saludo.

Carmen dijo...

Muchas veces pecamos en querer darles todas las soluciones cuando ellos y ellas son capaces de resolver cualquier problema...preciosa actividad
besos